IPC para el 2022 y sus efectos en los arrendamientos

IPC para el 2022 y sus efectos en los arrendamientos

 

Ya se ha publicado el IPC del 2021 que es del 3,3%.

 

Para este ejercicio 2022 se podrá aplicar el incremento del IPC en los alquileres otorgados al amparo de la Ley de arrendamientos de fincas urbanas, pero hay que tener en cuenta las medidas previstas a la Ley 30/2021 de medidas de protección y de flexibilización del mercado de arrendamiento de vivienda, de las condiciones esenciales de las viviendas de precio asequible y de mejora del poder adquisitivo, en relación a:

  • contratos que finalizan en el 2022 y que pueden ser prorrogados a petición del arrendatario.
  • contratos que finalizaban en el 2019 y que se encontraban prorrogados por la aplicación de ley 18/2019

A continuación tenéis un resumen de los 2 artículos que desarrollan estos casos:

 

LEY 30/2021 del 11 de noviembre, de medidas de protección y de flexibilización del mercado de arrendamiento de vivienda, de las condiciones esenciales de las viviendas de precio asequible y de mejora del poder adquisitivo.

(Entrada en vigor: 1 de enero de 2022)

Artículo 1. Prórroga de los contratos de arrendamiento de vivienda para residencia habitual y permanente que finalicen en 2022

  • Los contratos de arrendamiento de vivienda para residencia habitual y permanente la duración de los cuales finalice en 2022, tanto si se trata del plazo pactado en el contrato de arrendamiento como si se trata del plazo como consecuencia de una prórroga tácita, se pueden prorrogar, renovar o extinguir según convengan entrega las partes.

 

  • No se puede exigir la prórroga en los siguientes casos:
    • Cuando la parte arrendataria ceda la vivienda arrendada al Gobierno para usos sociales.
    • Cuando la parte arrendadora recupere la vivienda arrendada al finalizar el contrato para destinarlo a uso propio o a favor de familiares de primero o según grado.
    • Cuando la renta mensual de la vivienda supere los 1.500 euros.
    • Cuando se tengan que ejecutar obras relativas a seguridad, salubridad e higiene y haya incompatibilidad con la ocupación de la finca.

 

Artículo 2. Desafectación de los contratos de arrendamiento de vivienda para residencia habitual y permanente que finalizaron en 2019 o cualquiera de sus prórrogas

  • Los contratos de arrendamiento de vivienda para residencia habitual y permanente la duración de los cuales finalizó en 2019, tanto si se trataba del plazo pactado en el contrato de arrendamiento como si se trataba del plazo como consecuencia de una prórroga legal aprobada mediante la ley 18/2019, pueden ser resueltos, a instancia de la parte arrendadora con las siguientes condiciones:
    • Que, junto con la voluntad de resolver el contrato de arrendamiento de vivienda vigente, la parte arrendadora comunique a la parte arrendataria la voluntad de formalizar a su favor un nuevo contrato de arrendamiento sobre esta vivienda,
    • Que la nueva renta no comporte un incremento superior al 10% de la renta vigente hasta entonces.
    • Que la duración del nuevo contrato de arrendamiento sea, como mínimo de 5 años.

 

  • Si la parte arrendadora no cumple con estas condiciones o la parte arrendataria no acepta la propuesta, no puede resolver el contrato de arrendamiento de vivienda y la parte arrendataria puede exigir la prórroga forzosa prevista en el artículo 1.

 



Llamar